dilluns, 31 de desembre de 2007

No cambian


Ayer mientras miraba las noticias de la noche -masoca que es una- hubo un momento que no sabía si estábamos acabando la primera década del siglo XXI o en una máquina del tiempo habíamos vuelto a visitar a los Alcántara a principios de los sesenta -del XX of course-, ¿casi cien mil personas en la calle manifestándose por los derechos de la família CATÓLICA, la única en lo universal y lo divino?, ¿protestando por una asignatura de carácter cívico que lo único que pretende es educar no enseñar?.
A lo primero hay que decir que al igual que todo ha evolucionado -menos la Iglesia-, ahora hay muchas clases de familia, la monoparental, la homosexual, la de hecho.......Los manifestantes abogaban por el círculo de mamá, papá y niños, o sea "familias de bien", no esas aberraciones enfermizas de gays y lesbianas. Lo que no queda claro es si también son "familias" esas en las que papá mata a mamá o en las que abusan de sus niños o los maltratan o les hacen un favor y les abandonan. Para mí y para cualquiera con dos dedos de frente, en una FAMILIA de verdad lo importante es el amor, lo demás es secundario. Lo mejor de la manifestación fue cuando una persona del sexo femenino dijo que una familia estaba formada por una mujer, que era la que aportaba el amor, un hombre que era el que se ocupaba del bienestar y unos hijos. No dijo nada sobre si en su cueva había pinturas rupestres o no.
En cuanto a Educación para la ciudadanía, antes hay que haber visto el libro para poder opinar. Una asignatura donde se enseña que tu compañero de clase es importante porque es tu compañero, no porque es blanco, negro o a cuadros, que te indica para qué sirven las reglas de comportamiento civico. No te enseña, como parecen pensar muchos, a ser homosexual, ni cómo se aborta, ni te pone un condón. Claro que ¿qué se le puede decir a una institución que quemó a Miguel Servet por atreverse -entre otras muchas- a exponer la teoría sobre la circulación pulmonar, y que su deporte favorito era asar libros? Y lo peor es que no han cambiado tanto.........bueno sí, ahora ya no expropian bienes, ahora hacen anuncios.
Con la Iglesia hemos topado.